martes, 2 de marzo de 2010

Masacre de Trelew: la Justicia de Miami otorgó la libertad provisional al teniente Bravo


El juez federal de Miami, Robert Dubé concedió la libertad provisional, tras fijar una fianza de 1,2 millones de dólares, al teniente de Navío Roberto Guillermo Bravo, implicado en la denominada Masacre de Trelew.

Antes de otorgarle la libertad provisional el magistrado norteamericano le fijó a Bravo una fianza de 1,2 millones de dólares, además de ordenar la retención del pasaporte del teniente de Navío, prohibirle su salida del Estado de Florida y retirarle su permiso para navegar y que Dubé fijó una audiencia para el 2 de abril próximo en la Corte de Miami para comenzar a dirimir la extradición solicitada por el gobierno argentino.

El ex militar, acusado de participar en la Masacre de Trelew, recuperó su libertad a menos de una semana de su detención, el 25 de febrero último, tras el pago de 25 mil dólares en efectivo, el 10 por ciento de la fianza fijada por el juez federal. Bravo, quien permanece prófugo de la justicia argentina, reside en Estados Unidos desde 1977 y posee la ciudadanía norteamericana, y dueño de la firma RGB Group Inc., que brinda servicios médicos a las fuerzas armadas de los Estados Unidos.
Está imputado como uno de los autores materiales de la Masacre de Trelew, el 22 de agosto de 1972.

Se informó que la Cancillería a través de funcionarios del Palacio San Martín se encuentran "en permanente contacto" con el Departamento de Justicia de Miami "a fin de reforzar la argumentación que presentará el próximo 2 de abril el fiscal en la audiencia fijada por el magistrado para determinar los méritos de la solicitud de extradición", y aportará toda la documentación necesaria" para que en la audiencia del 2 de abril "revoque la libertad bajo fianza y permita la extradición" para que Bravo sea juzgado en la Argentina.

Bravo, quien está sindicado como uno de los autores directos del asesinato en la Base Almirante Zar el 22 de agosto de 1972 de 16 prisioneros políticos, fue detenido en Miami el último 25 de febrero a solicitud de la Justicia argentina.

En tanto, las actuaciones que elevó el juez federal Hugo Sastre, quien atiende en la causa caratulada "Sosa, Luis Emilio; Bravo, Roberto Guillermo y otros por privación ilegítima de la libertad, torturas y homicidio agravado", se aprestan a ingresar en la etapa de juicio oral y público contenidas en 29 cuerpos de 200 fojas cada uno, con documental, fotos, prueba fílmica y libros.

En la mencionada documentación se detalla cómo fueron acribillados 19 militantes políticos de izquierda, 16 de los cuales murieron en el acto y los restantes resultaron gravemente heridos.

La "Masacre de Trelew" ocurrió "en la madrugada del 22 de agosto de 1972, siendo aproximadamente entre las 2,30 y 3,30 cuando Sosa, en compañía del teniente Bravo (prófugo), Capitán Emilio Del Real y el Capitán Herrera (fallecido) se presentaron en el lugar de detención de la base aeronaval almirante zar", relata la elevación.

"Encontrándose como guardia el cabo Marandino, se les ordenó a los detenidos que doblaran sus mantas y sacaran los colchones para que los dejaran en el extremo del pasillo por donde se ingresaba a dicho sector, luego de lo cual se los hizo formar en fila en el pasillo", describe el auto de elevación.

Las víctimas "estaban orientadas hacia el ingreso del mismo algunos y otros hacia las celdas de enfrente y disponiendo que miraran hacia el suelo, tras lo cual junto con los otros oficiales y suboficiales abrieron fuego contra los detenidos" indica el texto que Sastre dirigió a la cámara al cual tuvo acceso Télam.

Como consecuencia de los disparos fallecieron Rubén Pedro Bonet, Jorge Alejandro Ulla, Humberto Segundo Suárez, José Ricardo Mena, Humberto Adrián Toschi, Miguel Angel Polti, Mario Emilio Delfino, Alberto Carlos Del Rey, Eduardo Campello, Clarisa Rosa Lea Place, Ana María Villarreal de Santucho, Carlos Heriberto Astudillo, Alfredo Elías Kohon, María Angélica Sabelli, Mariano Pujadas y Susana Lesgart.

La nota aclara que "en el caso de Antonia Berger, Alberto Miguel Camps y Ricardo René Haidar no lograron el resultado de muerte, ya que fueron heridos gravemente y actualmente están desaparecidos en hechos posteriores al relatado".

La elevación dice además que "este cuadro fáctico ha sido calificado jurídicamente como homicidio doblemente agravado por alevosía y por ser ejecutado con el concurso premeditado de dos o mas personas (16 hechos) y homicidio doblemente agravado por alevosía en el grado de tentativa (3 hechos) todos en concurso real".

En el lugar del fusilamiento la instrucción determinó la participación de seis cuadros de la Armada: Luis Emilio Sosa, teniente Roberto Bravo, capitán Emilio Del Real, Capitán Herrera (fallecido), Carlos Amadeo Marandino y el cabo Marchand (fallecido). Como cómplices necesarios serán juzgados el contraalmirante Horacio Mayorga, enviado por el gobierno de Alejandro Lanusse tras la fuga del penal de Rawson, y el jefe de la base Zar, capitán Rubén Paccagnini. El responsable del sumario interno que respaldó la falacia del intento de fuga, capitán Jorge Bautista, será juzgado por encubrimiento. Según el relato de los sobrevivientes de la masacre, a quienes el poeta Francisco Urondo entrevistó en la cárcel de Villa Devoto el 24 de mayo de 1973, Bravo era jefe de guardias, participó del fusilamiento y recorrió luego los calabozos para dar los tiros de gracia.